Desde mis primeros recuerdos nunca he sentido que “encajo” en un mundo masculino, de hombría y virilidad. Estos constructos sociales que estereotipan en qué nos debe gustar, con qué debemos jugar, qué ropa tenemos que usar y cómo tenemos que actuar.  

Leer más